El trastorno bipolar

¿Qué es el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar es un trastorno afectivo. Los trastornos afectivos incluyen el trastorno bipolar y la depresión. Aunque los síntomas pueden solapar con algunos de otras enfermedades mentales, los trastornos afectivos son diferentes, por ejemplo, de la esquizofrenia, la cuál es un trastorno psicótico, o del trastorno límite de la personalidad, el cuál es un trastorno de la personalidad. Si quieres dar a la gente una explicación del trastorno afectivo bipolar, les puedes decir que es un trastorno afectivo el cual afecta la química de tu cerebro y causa cambios en los estados de ánimo que a menudo provocan respuestas no lógicas a eventos externos. Más técnicamente, el trastorno bipolar es una enfermedad genética que afecta la química cerebral. Esta regulación anormal en la química del cerebro provoca dificultades en el control de las emociones fuertes y causa periódicamente episodios intensos de manía y depresión, así como una amplia variedad de otros síntomas.

Trastorno afectivo bipolarAlgunos hechos técnicos

El trastorno afectivo bipolar es típicamente un trastorno periódico: en vez de ser continuo, hay flujos y reflujos, del mismo modo que la gente experimenta una variedad de “estados oscilatorios discretos” en el estado de ánimo. También es una enfermedad de larga duración, a menuda progresiva, que empeora con el tiempo a menos que se trate adecuada y agresivamente. Actualmente no hay cura para el trastorno bipolar, aunque con el tratamiento adecuado se puede controlar de manera efectiva.

Afecta alrededor de un 2% de la población mundial. Ésta es una estimación muy superior a lo que se pensó inicialmente. La media de edad para su diagnóstico es de 21 años, aunque en algunos casos puede manifestarse en la infancia. A su vez, es muy raro que se manifieste por primera vez pasados los 50 años. Es importante saber cuando aparecieron los primeros síntomas, ya que esto puede afectar al tratamiento.

Características principales del trastorno afectivo bipolar

La característica central del trastorno afectivo bipolar implica dificultades remarcables en el control de las emociones y erupciones periódicas de episodios afectivos intensos. Es muy importante entender que aunque los cambios de humor, en el trastorno bipolar, se ven afectados por el estrés, ésta es básicamente una enfermedad biológica/médica, causada por la imposibilidad de estabilizar ciertos mecanismos de la química cerebral. El trastorno afectivo bipolar afecta a gente de todos los estratos sociales y no está relacionada con la inteligencia, educación, estatus social, etnia, género, fuerza o carácter. De modo que cualquier persona puede resultar afectada.