Terapia lumínica ¿alternativa al oscuro “invierno”?

Está demostrado. La falta de luz induce a la depresión. Especialmente en invierno y en zonas con pocas horas de sol al día, la menor luz ambiental puede llegar a ser la responsable de hasta un 30% de los casos de lo que se denomina como trastorno afectivo estacional (TAE). Además, afecta directamenta a los pacientes con Trastorno Bipolar. Está demostrado que los cambios estacionales afectan hacia fases maníacas o depresivas, afectando en otoño e invierno en estos casos.

La terapia lumínica en la depresión

Terapia lumínicaSe ha estimado que mejorando las condiciones de iluminación y garantizando que los pacientes reciben una cantidad de luz necesaria [terapia lumínica consistente en 10.000 lux de luz blanca durante 30 minutos o 2.500 lux durante dos horas] se pueden observar mejorías significativas, tanto en la depresión estacional como en la no estacional. También existen tratamientos más avanzados que pasan por la utilización de lámparas de luz enriquecida, que emiten un mayor porcentaje de luz de longitud de onda corta (azul), y con las que solo se necesita exponer al paciente a la terapia durante 10 o 15 minutos (BLUEWAVE Technology).

TRASTORNOS AFECTIVOS

Por primera vez se demuestra que una terapia lumínica con luz artificial de intensidad similar a la solar es tan terapéutica como el Prozac. Esta terapia lumínica consistente en la exposición de 45 minutos diarios a una lámpara especial puede mejorarle el ánimo.

La exposición a una luz artificial de intensidad similar a la solar puede aliviar la depresión de forma equiparable a la psicoterapia y a la medicación. Así de contundente es la conclusión de un informe emitido por la Asociación Americana de Psiquiatría, que encargó a un comité de expertos que revisara la eficacia real de la terapia lumínica, una forma de tratamiento antidepresivo muy extendida en los países nórdicos y en EEUU y que se ha empezado a aplicar de forma incipiente en algunas consultas privadas españolas.

¿Cuál es la magia de esta luz artificial (terapia lumínica)? Pues el engaño. El tratamiento pretende modificar el reloj interno que regula los ciclos de actividad del organismo, que reside en el cerebro y se activa por el estímulo lumínico. Cada vez más trabajos científicos apoyan la teoría de que la disminución de las horas de sol durante el otoño y el invierno propicia que ciertas personas desarrollen síntomas depresivos y que su actividad decaiga, como si fueran osos en invernación.

CAMBIO ESTACIONAL

Julieta Montejo, que trabaja en el departamento de Psiquiatría de la Universidad de California-San Diego, en EEUU, es uno de los pocos expertos nacionales que ha explorado la influencia de estos ciclos sobre los estados de ánimo de los españoles. Antes de emigrar a EEUU coordinó un estudio en el Hospital de La Princesa de Madrid en enfermos bipolares. «Un porcentaje de ellos presentaba este patrón, en primavera y verano se ponían más maniacos y en otoño e invierno aumentaba la frecuencia de depresiones severas», relata. En su opinión, los cambios de luz y de temperatura modulan las manifestaciones no sólo de la depresión estacional, sino también de la no estacional, de esta manera la terapia lumínica sería una ayuda en los cambios estacionales.

«Empezamos a pensar que algunos trastornos afectivos obedecen a un fallo del mecanismo que regula el nivel de actividad del organismo», apostilla Francisco Montañés, jefe del servicio de Psiquiatría del Hospital Fundación de Alcorcón, en Madrid. La teoría que apunta este especialista liga este tipo de alteraciones psiquiátricas a una desregulación del ritmo circadiano, del reloj interno que controla las funciones biológicas. Su ajuste está mediado por los periodos de luz y oscuridad, que activan o ponen en reposo todo el metabolismo celular.

EFECTOS

El componente esencial de este mecanismo se encuentra en el núcleo supraquiasmático del cerebro y se activa gracias a la luz que capta la retina del ojo. El estímulo lumínico modula la secreción de una hormona, la melatonina, que regula el sueño. Esta sustancia se libera durante la noche, en la oscuridad.

Terapia Lumínica

Algunos estudios han comprobado que en ciertos pacientes depresivos la secreción de melatonina dura más en invierno que en verano. Otras investigaciones han observado alteraciones en el patrón secretorio de esta hormona en varios trastornos psiquiátricos, además de la depresión estacional: la depresión no estacional, la enfermedad bipolar, la bulimia, la anorexia, la esquizofrenia, en las crisis de pánico y en el trastorno obsesivo-compulsivo.

También se estudia su papel en dolencias en las que existe un déficit del neurotransmisor serotonina, como la enfermedad de Alzheimer y el Parkinson. «El cerebro empieza a reconocer la luz a partir de 1.800 o 2.000 lux [unidad de medida de la intensidad lumínica], por debajo no se activa la secreción de serototina», señala Antonio Bagur, investigador de la empresa de iluminación Yanche, la primera compañía española que ha empezado a diseñar y comercializar dispositivos de luminoterapia (terapia lumínica). Bagur recuerda que el grado medio de iluminación en las viviendas y lugares de trabajo ronda los 300 o 500 lux.

Uno de los motivos que ha dificultado la extensión de la terapia lumínica es que no tiene detrás una industria potente que dedique miles de millones a estudiar sus beneficios, como ocurre en el caso de los antidepresivos. Además, se aplica de forma muy variable. «No existe consenso sobre los niveles de iluminación terapéuticos más adecuados», reconoce Montañés, aunque en la práctica se emplean lámparas que emiten entre 2.500 a 10.000 lux, ni tampoco sobre cuánto han de durar las sesiones, si bien se acepta que a mayor cantidad de lux menor tiempo de exposición.

Antonio Bagur señala que las modernas lámparas para terapia lumínica están diseñadas para eludir estos inconvenientes. «Se ha suprimido el efecto estroboscópico [parpadeos] que pueden desencadenar epilepsia, y son regulables, es decir, se puede ir incrementando la intensidad de forma paulatina. Así, además se evita el impacto inmediato de 10.000 lux, que a algunos usuarios les provocaba dolores de cabeza», señala el investigador de Yanche.

En los últimos años, se ha seguido investigando en esta línea, y actualmente se cree que la longitud de onda de la luz responsable de la supresión de la melatonina y el cambio de los ritmos circadianos abarca la luz en el rango de 446 – 477nm (nanómetros) y con un máximo a 464nm. Este rango estrecho de longitudes de onda de la luz está en el extremo superior del espectro de color azul. En este sentido, Philips ha patentado y desarrollado una tecnología propia llamada BLUEWAVE, la cuál es actualmente la única que ofrece la intensidad óptima para este ancho de banda para una terapia lumínica en el hogar.

Recientemente, la revista Journal of Neuroscience informó que este ancho de banda específico de luz es hasta cinco veces más eficaz que otras longitudes de onda en la inducción de este cambio neuroquímico. Un trabajo conjunto del Instituto Nacional de Salud (NIH) con Philips (antes Apollo Health) y la Universidad Thomas Jefferson también se realizó para determinar la respuesta antidepresiva de la tecnología LED BLUEWAVE. Este estudio demostró la recuperación y las tasas de remisión iguales o superiores a estudios similares con la terapia lumínica estándar con luz brillante.

Al utilizar este rango de emisión específico en vez de la terapia lumínica convencional, los investigadores esperan ser aún más eficaz en la obtención de una respuesta más fuerte y más rápida. Hasta ahora, los dispositivos de luz de terapia lumínica han tenido que producir 10.000 lux intensidad con el fin de producir una respuesta terapéutica. Ahora esta tecnología puede producir más luz del tipo BLUEWAVE que la que existía con lámparas de espectro total, reduciendo así la intensidad total de luz que recibe el paciente (y disminuyendo los posibles efectos secundarios derivados de las altas intensidades requeridas en los tratamientos convencionales).

Bibliografía:
Diario EL MUNDO Suplemento SALUD, 30-04-05. http://www.elmundo.es/suplementos/salud/2005/615//1114812003.html)
La voz de Galícia. Sociedad (2/7/2009)
http://www.lavozdegalicia.es/sociedad/2009/02/07/0003_7512705.htm
Bluewave technology. http://www.electronichealing.co.uk/articles/bluewave_technology.htm
Philips goLITE BLU energy light. http://www.p4c.philips.com/cgi-bin/dcbint/cpindex.pl?slg=en&scy=fr&ctn=HF3320/01