Riesgos y beneficios del yoga para el trastorno bipolar

Riesgos y beneficios del yoga para el trastorno bipolar

Actualmente, nadie puede afirmar que el yoga proporcione beneficios clínicos para la gente que sufre trastorno bipolar. Sin embargo, el Journal of Psychiatric Practice acaba de publicar un artículo elaborado a partir de los datos recogidos de pacientes que lo practican. Los testimonios recopilados sugieren que puede ser una buena ayuda, pero a la vez, implica ciertos riesgos.

“No hay estudios científicos de hatha yoga para pacientes con trastorno bipolar”, dijo el principal autor del estudio, Lisa Uebelacker, profesor asociada de psiquiatría y comportamiento humano en el Alpert Medical School de la universidad de Brown.

El hatha yoga consiste en moverse a lo largo de una serie de posiciones, acompañado a menudo por prácticas de respiración y meditación. “Hay razones para pensar que hay formas en las que puede ser fantástico y formas en las que puede no ser seguro. Estamos interesados en estudiar el efecto para pacientes con trastorno bipolar como tratamiento complementario al farmacológico.”

A partir de las respuestas de más de 70 personas que respondieron a una encuesta online, la tendencia predominante era que el yoga ofrece beneficios a la gente con trastorno bipolar. Cuando se les preguntaba – ¿Qué impacto crees que el yoga tiene en tu vida? -, la mayoría de las respuestas eran positivas y uno de cada cinco encuestados afirmaba que el yoga les había cambiado la vida. Una incluso afirmo que “el yoga me salvó la vida. Podría no estar viva hoy si no fuera por el yoga.”

Otros 29 encuestados dijeron que reducía el nivel de ansiedad y ayudaba a mantener la calma, o proporcionaba otros beneficios emocionales. La calma también aparece como un beneficio específico para otros 23 encuestados al preguntarles cómo el yoga afectaba a los síntomas de manía. Otros beneficios que se mencionaron repetidamente incluyen distracción frente a pensamientos depresivos y un aumento de la claridad de pensamiento.
“Hay una evidencia clara que el yoga parece ser una práctica importante para pacientes con trastorno bipolar”, escribieron los investigadores en el artículo. “Es remarcable que algunos de los encuestados creen realmente que el yoga ha tenido un claro impacto positivo en sus vidas”.

La encuesta reveló también que el yoga podía ser problemático para algunos pacientes, aunque poca gente mencionó problemas.

En respuesta a preguntas concretas sobre si el yoga ha tenido algún impacto negativo, por ejemplo, 5 encuestados citaron casos en los que una respiración acelerada les provocó un estado de agitación. Otro se relajó demasiado tras una práctica de meditación: “Caí en un estado de relajación… casi catatónico, al estar en un estado mental depresivo. Estuve en la cama los tres días siguientes.”

Riesgos y beneficios del yoga para el trastorno bipolar

Pexels / Pixabay

Y del mismo modo que sucede con la gente que lo practica habitualmente, 11 pacientes avisaron del riesgo potencial de sufrir algún tipo de lesión física. Otros 4 manifestaron ser demasiado autocríticos o frustrarse con su rendimiento durante la sesión de yoga.

“Es posible que quiera evitar cualquier práctica extrema, tal como periodos prolongados de respiración rápida”, dijo Uebelacker.

Próximo paso: un ensayo clínico piloto

La encuesta online es el primer paso en el programa de investigación de Uebelacker y Weinstock. Disponen de una beca del Depressive and Bipolar Disorder Alternative Treatment Foundation para empezar un ensayo clínico piloto en el cuál van a comparar los resultados del yoga frente a otros tratamientos clásicos para el trastorno bipolar.

Estos resultados pueden sentar las bases para un ensayo mayor con más datos estadísticos que permitan identificar de forma rigurosa los beneficios y los riesgos, dijo Uebelacker.

Para muchos pacientes bipolares, los síntomas perduran durante décadas, a pesar de las múltiples medicaciones. Los estudios actuales de yoga, dice Uebelacker, son parte de un programa más amplio a Butler and Brown para determinar qué más puede ayudar a la gente que ya está siguiente las terapias convencionales.

“Estamos buscando métodos alternativos que nos permitan lidiar con el sufrimiento que forma parte de la vida diaria de muchos pacientes, de modo que tengamos más opciones que ofrecer a parte de la medicación y la psicoterapia”, dijo Uebelacker.

A medida que vaya avanzando su investigación, tendrán una idea más clara de lo que el hatha yoga puede ofrecer.

Fuente:
1. LISA A. UEBELACKER, LAUREN M. WEINSTOCK, MORGANNE A. KRAINES. Self-Reported Benefits and Risks of Yoga in Individuals with Bipolar Disorder. Journal of Psychiatric Practice, 2014; 20 (5): 345 DOI: 10.1097/01.pra.0000454779.59859.f8
Vía: ScienceDaily