Problemas sexuales en el trastorno bipolar

Muchas parejas tienen problemas sexuales en su relación. Si a los problemas habituales que pueden surgir en cualquier pareja le añadimos el trastorno bipolar, las cosas se complican. Si padecemos trastorno bipolar (nosotros o nuestra pareja) nos encontramos con problemas que van desde falta de apetito sexual en épocas de depresión hasta sexualidad desmesurada en épocas de manía. Todo esto además de los inevitables problemas sexuales que comporta la medicación.

Si no actuamos en este sentido, lo problemas sexuales no desaparecerán por arte de magia. Si los problemas vienen causados por el trastorno bipolar, no van a desaparecer hasta que los tratemos directamente. Eso pasa por tratar primero la enfermedad y afrontar luego los problemas cuando los cambios de humor estén bajo control.

El papel de la medicación en los problemas sexuales

Problemas sexuales en el trastorno bipolarMuchos medicamentos asociados al trastorno bipolar pueden causar problemas en la vida sexual. Los efectos más comunes son la falta de apetito sexual y la dificultad de llegar al orgasmo. Ambos tienen solución médica, y debemos hablar con nuestro médico sobre las diferentes posibilidades. También debemos comprobar que nuestros niveles de testosterona sean normales, tanto en hombres como en mujeres.

En cualquier caso, tanto si decidimos cambiar de medicación para minimizar estos problemas o si estamos en fase de estabilización con algún plan de medicación, debemos ser conscientes del papel de la medicación en nuestra vida sexual y recordar que cualquier paso que demos tarda un cierto tiempo en dar frutos. Debemos ser comprensivos y pacientes en ese aspecto, pero recordando que siempre tiene que ser un problema temporal, nunca permanente.

Depresión

Durante la fase de depresión el apetito sexual está por los suelos. En parte se debe a la medicación, pero en parte se debe a la apatía propia que caracteriza los estados depresivos. Si no tenemos energía para levantarnos del sofá, ¿de dónde vamos a sacar la energía para mantener una relación sexual? Sin embargo, debemos recordar siempre que esto es una fase temporal, que en cuanto salgamos poco a poco del pozo en el que nos encontramos, el apetito sexual también volverá y estos problemas sexuales irán disminuyendo.

Manía

Durante una manía, la idea del sexo está siempre presente. De hecho, es uno de los síntomas típicos de una manía. En esta fase, también es habitual que nos enfrentemos con una promiscuidad desmesurada. A parte de los problemas de fidelidad que podamos tener si vivimos en pareja, también debemos tener cuidado con las enfermedades de trasmisión sexual, ya que probablemente prestaremos muy poca atención al sexo seguro. Aunque sea una fase de alegría y euforia desenfrenada, hay que recordar que es incluso más peligrosa que la depresión. Hay que ser muy constantes con la medicación para evitar problemas serios de salud asociados con un comportamiento totalmente inconsciente.

Hay que tener presente que no es normal tener problemas sexuales a largo plazo debidos al trastorno bipolar. Si nos encontramos con cualquier tipo de disfunción sexual, debemos identificar la causa cuanto antes y tratarla, ya que si ignoramos los síntomas solo agravaremos el problema.

3 comentarios

  1. Transalp   •  

    Este es simplemente un blog para recaptar publicidad. Lo que dice simplemente es un corta y pega de internet acerca del trastorno sexual en la bipolaridad, sin más que añadir entorno a esta afección.
    En fin, blog patatero total

  2. psicologia online   •  

    Yo no estoy de acuerdo con lo aqui comentado, pienso sinceramente que hay muchos factores que no han podido ser tenidos en cuenta. Pero valoro mucho vuestra exposiciòn, es un buen post.
    Saludos

    • Pol Mulca   •     Autor

      Hola,

      Muchas gracias. Es cierto que faltan ciertos factores pero al final, el post se estaba haciendo muy denso. Hay previsión de crear otro hablando sobre de lo que aquí falta. Si te gustaría añadir alguna cosa más, sería de agradecer.

      Saludos y gracias.