Manía. Ganas de comerte el mundo… hasta que te bajas de él

Éso elo que sentimos los bipolares cuando venimos de una manía para acabar en otra depresión.

La manía te hace sentir en lo más alto, algo indescriptible. De golpe, llama a la puerta la depresión y se acabó tu sentimiento de “voy a comerme el mundo”

Cuando tienes la fase maníaca o manía tu cerebro no deja de funcionar. Estás tan arriba que te ves superior. Es más, crees que eres especial a los demás, puedes abarcar grandes retos y ambicionar en tus proyectos, ya sean emocionales, económicos, sociales, etc. Obviamente, eso no es bueno en muchos aspectos, ya que tu juicio no está bien, no está distorsionado.

La manía. Ganas de comerte el mundo… hasta que te bajas de élTodo lo puedes, de hecho así es. No te hace falta dormir (dormirás pocas horas o apenas dormirás nada, no lo “necesitas), notas que tu cabeza va a otro ritmo, la lengua no para y la sensación de bienestar se acrecenta. ¿Quién te va a parar? Pues muy señores míos, la de siempre, la depresión. Ésa que te deja las cosas que iniciaste en la fase anterior sin acabar, la que te lleva a un mundo de sombras y penumbras. La que te hará perder la ilusión por lo que hayas podido conseguir en tu anterior estado, para bien o para mal y, encima, te ayudará a seguir tomando decisiones que te comprometa en tantos aspectos de la vida.

Eso si, es tanto el gozo de una fase maníaca, que vivirías en ella muy agusto, porque como no ves los problemas que causas, ni los sufrimientos hacia otros, ni tan siquiera esas situaciones oníricas en tu subconsciente. Solo eres tú, tú eres dios y nadie te hará sentir lo contrario. Vives en un mundo paralelo, como si existiese el cielo y tú fueras el jefe. Ese subidón lo llegan a comparar con el consumo de cocaína, el subidón inicial.

Es todo energía y muchas cosas por hacer y haciendo, esperando a que, un día. te llegue lo opuesto, la negra sombra, la depresión. Y suplica a quien puedas que no venga esa sombra con fuerza, porque, hablando en plata, la hostia será mayúscula.La manía, pronto tendrás a la depresión

3 comentarios

  1. Christian   •  

    Yo pase por una fase maniaca, me seentia invencible capaz de todo, pensaba las cosas en grande pero no las terminaba de hacer y la verdad no me importaba porque siempre habia algo que hacer, ahora que tomo medicacion estoy mas estable, estas pastillas me han salvado de la tormentosa depresion no me siento bien, pero tampoco me siento mal y eso es lo que me alivia,
    Bip me puedes buscar en facebook como Christian Manzano o en el grupo GRACIAS DIOS !! – THANK GOD !! del mismo facebook, saludos

  2. Pilar   •  

    Simplemente quería decir que llevo muchisimos años con mi trastorno bipolar, y en las fases de manía no la gozo tanto como comentais, si no que sufro muchísimo, solo era eso, y que en mi caso, después de una mania no viene normalmente una depresión, aunque si después de una depresión y ser tratada con antidepresivos, desemboco en una manía
    Tomo mi medicación y mi vida no es tan horrible en términos generales. Me siento normal.

  3. bip   •  

    He leído mucho sobre este enfermedad y además la vivo desde dentro, pero quiero agradeceros haber creado este página, y lo pongo en este blog precisamente porque me ha parecido super acertado, me gustaría poder contactar con personas que padecieran este mismo problema pero que al mismo tiempo quieran considerarse normales.. Gracias a Todos. un abrazo