Las crisis depresivas y sus consecuencias

Las crisis depresivas y sus consecuenciasLas crisis depresivas, como tales, suelen ser largas e intensas. No las controlas y suelen aparecer en situaciones de máxima tensión, ansiedad, estrés, etc. La ves venir, porque ves que tu euforia se está acabando y basta con que un granito se interponga entre el mundo y tú para que ya tengas el bajonazo a las puertas.

Por la cabeza te pasa de todo. Dolor, desesperación, ansiedad, sentimiento de angustia, suicidio, etc. Tener a alguien cerca es muy importante, porque las penas compartidas, se hacen más llevaderas. Eso si, te retrotraes y te cuesta exteriorizarte aunque en el fondo si quieres. Tu cabeza vive momentos de contradicciones sistemáticas y la autoestima baja tanto que ni quieres salir a la calle o preocuparte por tu exterior.

De las crisis depresivas no ves avanzar las horas y el tiempo va muy lento

La cabeza no te parará de dar vueltas. Serás muy recurrente en los pensamientios negativos, inclusive el suicidio. En el fondo no quieres, pero hay una parte de tí que lo haría sin ningún miedo. Se pondría fin a los problemas, pero, ¿qué problemas no tiene fin sin recurrir a la muerte? Es muy duro, porque es un quiero y no puedo. Sólo cuando te ves entre la espada y la pared te lanzas al vacío sin ningún tipo de red. No puedes esperar de las fases depresivas nada positivo, porque tu cerebro se niega a verlo, gracias a ello

Las relaciones personales se vienen abajo porque rehusas de la gente. No quieres saber nada de nadie, excepto de tu único pensamiento, tú. Obviamente, la gente se distancia hasta que un día ves como no te queda a nadie a tu alrededor porque, dando gracias a la enfermedad, tú solo has puesto el empeño de destruir relaciones una tras otras y sin iniciar otras, porque, si no estás para unos, ¿por qué para otros?

Llamémosle el juego de la ruleta rusa. Cada vez vas disminuyendo, con empeño, las cosas que pueden hacerte salir de ahí, pero no eres consciente de lo importante que es y de salir de esas crisis depresivas. Poco a poco vas sumiéndote en una espiral autodestructiva y se convierte en la pescadilla que se muerde la cola pero en caída libre.

Ah, todo ésto ocurre sin que tú te des cuenta ni quieras hacerlo. Todo va ocurriendo a tu alrededor sin tú saber qué pasa realmente, excepto tus amigas las crisis, en este caso depresivas.

Me dejo muchas otras cosas, pero será para otro día, que no quería dejarlo muy denso.

Seguimos en pie.

2 comentarios

  1. Pingback: Epidemia de cansancio: el mundo está sin energía

  2. sara   •  

    Mi novio nunca me habló de su trastorno hasta que cayó en fase depresiva y se alejó. Nunca fue agresivo o despectivo con sus palabras. No he podido hablar del tema porque se alejó. Qué podemos hacer, decir, no hacer o no decir cuando nuestra pareja, no esposo sino novio, se encuentra en fase depresiva? Hace un mes no lo veo aunque lo he buscado. No quiero hostigarlo pero tampoco dejarlo solo. Muchas gracias por tu ayuda.