Nueva en el Foro: Pareja de Bipolar en Manía.

Inicio Foro Fases Maníacas Nueva en el Foro: Pareja de Bipolar en Manía.

Este debate contiene 4 respuestas, tiene 5 mensajes y lo actualizó  Katherin hace 12 meses.

Viendo 5 publicaciones - del 1 al 5 (de un total de 5)
  • Autor
    Publicaciones
  • #6026

    annie_hall
    Participante

    Buenas tardes a todos, participé durante muchos años de un foro bipolar de México, el cual, lamentablemente ha caducado. Por lo que soy nueva aquí, y por lo que comentaré más o menos mi historia. Espero otros pacientes, o parejas de ellos, puedan ayudarme un poco.
    Si bien la patología ya está diagnosticada en mi marido desde el 2009, por suerte desde entonces no hubo más episodios, hasta el 31 de diciembre pasado.
    En el año 2008 tuvo una depresión muy fuerte, que fue el primer indicio y que coincidió con el diagnóstico de Autismo en nuestro único hijito de tres años. Esta depresión se acentuó cuando nos enteramos de que seríamos padres por segunda vez.
    Al nacer nuestra segunda hija, conocimos por primera vez lo que era una manía; se fue de casa cuando la niña nació, se volvió un adolescente (si bien no éramos tan adultos, teníamos 24 años, pero modificó absolutamente su personalidad). Él tenía la certeza de que lo mejor para los cuatro era que él se marchase, sin ningún tipo de sentimiento me dijo que ya no me quería más, que quería ser libre y que nosotros lo encadenábamos. Le dijo a todo el mundo que nuestra relación era violenta, que yo era agresiva físicamente en el hogar, y a todos convencía de tal discurso (el cual claramente no existía). Se enamoró de una de mis mejores amigas del secundario, tuvo una amante 25 años mayor que él, comenzó a consumir alcohol (inhabitual en él), marihuana, cocaína. No nos traía dinero, se gastaba todo en nimiedades. Me llamaba por teléfono para gritarme que no le dejaba ver a los niños, pese a que el que no aparecía era él, ya que se entretenía haciendo nuevas amistades por la calle y nunca llegaba a la casa. Por entonces andaba con una videofilmadora casera, filmando gente y testimonios por todos lados, en un proyecto cinematográfico que tenía. Por ese entonces, sus padres vivían en otro país y su familia acá presente estaba convencida de que su decisión era real, certera y responsable. Podía convencer a quién quisiera (por lo menos durante lo primeros meses), de que la que estaba “desequilibrada” era yo (que claramente, con un niño recién diagnosticado con autismo, una bebé recién nacida y un marido huido, realmente también lo estaba).
    Finalmente terminó dándole un brote psicótico, tuvieron que hospitalizarlo dos meses y medio. Salió con Valcote, Seroquel, Lorazepam, y Risperidona. Entró en una depresión y luego volvió a casa. Fue muy duro para todos volver a empezar, para ese entonces yo me había tenido que volver a casa de mi madre, ya que durante la crisis no podía solventar los gastos del alquiler del inmueble en el cual vivíamos antes, y fue muy duro todo. Su depresión se extendió por cinco meses.
    A los dos años, en fase eutímica y los dos con nuestros trabajos, decidimos volver a mudarnos y comenzar de a poco a formar nuevamente nuestro nido. Al próximo año de mudados, llegó nuestra tercer y última hija, él estuvo deprimido durante el embarazo (no fue una crisis aguda ni grave, por suerte) y yo tuve el mismo temor durante todo el embarazo, de pensar que quizás el nacimiento desencadenaría un nuevo episodio de euforia.
    Todo se sucedió normalmente y vivimos unos años muy buenos, que ambos coincidíamos en que fueron los más felices de nuestros doce años juntos.
    Desde su fase eutímica del 2010 y hasta hoy día, el psiquiatra sólo le administraba una dosis de Valcote de 500mg por la noche.
    Actualmente ambos nos desempeñamos en la educación y él estudia para ser profesor.
    Este último mes (diciembre 2015) estuvo preparando muchos finales para la facultad, sin dormir, exigiéndose mucho; comenzó a consumir café. Coincidió en que dejó hace unos meses el tabaco, y si bien no sentía abstinencia, este último mes empezó con la ansiedad y comenzó a consumir marihuana “porque necesitaba sentir humo en los pulmones”; comenzó a beber esporádicamente alguna que otra cerveza (no habitual en él, porque siempre le ha hecho mal al estómago); comenzó a estar más sociable de lo habitual, a salir más, a coquetear con compañeras de facultad. En casa se empezó a mostrar irritable, enojado conmigo y con los chicos. Hace tres semanas, entramos en vacaciones por lo que modificó su rutina de sueño; en lugar de amanecer a las 6 am, se acostaba a las 4 am. En la última semana, cambió cinco veces todos los muebles del living (le gusta modificar en general el espacio, dice que le baja la ansiedad, pero cinco veces en una semana fue mucho, y cuando yo le planteaba que era demasiado, se enojaba y me gritaba que yo siempre quiero frustrarle sus proyectos o actividades).
    Durante unos días, y pese a persistir dicha irritabilidad, planificaba las vacaciones familiares conmigo.
    El día del cumpleaños de nuestro hijo, estuvo muy raro y cuando vino mi familia de visita, se encerró a leer en la habitación. Luego me recriminó que yo no había querido hacer una fiesta más grande, y que por eso se aisló.
    El 24 de diciembre, me dijo que no me quería más, que perdonase que fuese tan sincero, pero que era preferible eso a mentirme. Esa Noche Buena no asistí a la celebración en casa de sus familiares, y se enojó (pese a que me estaba diciendo que no quería más nada conmigo).
    Al volver de madrugada del festejo de las fiestas, estaba de buen humor, me abrazaba, abrió una sidra para “seguir brindando”. Estuvo muy activo sexualmente durante algunos días.
    Finalmente, el 31 de diciembre por la mañana, me dijo que ya no tenía sentido esta relación, que doce años era mucho tiempo, que no me quería, que quería ser libre, que yo coartaba sus proyectos de vida y que debía marcharse. se llevó todo; no sólo ropa, sino libros, discos, muebles, todo. Desvalijó en tres horas la casa de todas sus cosas (pese a que días anteriores cambiaba todos los muebles y me decía de comprar un TV LED para poner en tal o cual rincón, etc…de repente todo eso ya no existía como proyectos de familia, y se llevó todo). Yo y los chicos llorábamos y él se irritaba, insultaba y me decía que dejase de dar lástima, que yo me busqué esto, y que mostré que doce años de relación no tenían sentido al ausentarme el 24 de diciembre en las fiestas (un razonamiento absolutamente ilógico para mí).
    Le pregunté si tenía otra mujer y me decía que no, me abrazaba y se ponía a llorar, me decía todo lo bueno que veía en mí, pero luego me apartaba del abrazo y me culpaba de todo, que yo no quise abortar a nuestros hijos, que le coarté las libertades, etc, etc.
    Me comuniqué con su psiquiatra, y me pidió que su familia lo llevase lo antes posible (él está viviendo allí en lo de sus padres, pero su discurso es convincente, está “tranquilo” y argumenta como en 2009 que en casa había violencia, que ya no daba para más, que esto es lo mejor para los chicos, que él está siendo maduro pero que yo me estoy comportando como una desequilibrada, que le preocupa que me pueda hacer cargo así de los chicos, etc). Como con todo ese discurso nadie accedió a llevarlo, lo llevé yo al psiquiatra persuadiéndolo de que lo hacíamos porque nos iba a derivar a terapia familiar para saber cómo conllevar la separación frente a nuestros hijos. El psiquiatra le dijo que lo veía mal, le prohibió la marihuana (pese a que negó consumirla, y yo se lo dije al médico), el alcohol (pese a que negó consumirlo y luego se quejaba con el Dr que le permitiese “una cervecita”), nada de cocaína obviamente, le indicó lorazepam 0,5 (uno a la mañana y uno a la noche), más el Valcote. Mi marido se quejó de que no quería el Lora porque “lo deja estúpido”, y el médico le dijo que en estos momentos, era la idea. Y que en lugar del mes que viene como habían quedado previamente, debía volver a control la próxima semana.
    Al marcharnos, el doctor me retuvo allí y me dijo que respirase, que me mantuviese tranquila por los chicos, que tuviese paciencia y que me quedase tranquila, que estaba manejando las cosas bien.
    Al salir, fuimos a tomar un café (mi marido y yo), y si no fuese porque antes lo vio el médico, le hubiese creído todo; hablaba con mucha madurez de su enfermedad, de que él era consciente de todo ello, pero que la decisión de dejarme no se coincidía con ningún episodio, sino con que no me quería mas desde hace tiempo y de que él debía ser sincero con sus sentimientos. Le pedí no hablar de la relación, pero sí de su salud, le dije que debía cuidarse por sus hijos y me dijo que él era plenamente consciente de todo y que no quería terminar hospitalizado nunca más. Parecía muy lógico, pero no sé, si bien ya convivo con él desde hace doce años y desde hace siete años con la enfermedad, me cuesta mucho dilucidar en estos momentos qué es lo que sucede. Al no estar más bajo el mismo techo, ya no puedo observar conductas que me puedan confirmar que se trata de un episodio o de un comienzo o de una hipomanía, pero a la vez por las precauciones y lo que dijo el doctor, todo parecería indicarlo.
    Lo que más dolor me da en todo esto, es no poder hacer un duelo de separación conyugal, ya que no puedo saber si es que realmente no me quiere más, o si es todo producto de una crisis. Obviamente con esto tampoco me puede ayudar nadie aquí, porque es muy subjetivo el tema de las emociones en cada persona y en cada pareja con su historia, pero al menos poder encontrar a alguien (pareja de, o persona con diagnóstico) que pueda encontrar en mis palabras lugares en común con sus experiencias propias.
    Veníamos discutiendo mucho, pero porque venía muy irritable este último mes, pero no hubo ningún hecho concreto que pudiese determinar tan tajantemente el fin de la relación. De hecho en octubre estuvimos separados dos semanas porque yo también venía con muchos problemas y fallecimientos familiares que me traían mal, y él estaba muy ansioso y no podía acompañarme como necesitaba, por lo que tomamos una distancia pero que para nada se asimiló a esto. Fue algo consensuado y tomado como un tiempo para extrañarnos y etc. Esta vez me dijo que no había posibilidad de volver nunca más, le tomé las manos llorando, le pedí que me mirase a los ojos y que me dijese que ya no quedaba nada de esto, y me lo dijo con una mirada que no podía reconocer como la suya.
    Hoy empezamos terapia multifamiliar (con demás familias, algo más numeroso) por consejo de su psiquiatra, quién coordina los encuentros junto a dos psicólogos. Y la semana próxima tiene su próximo control psiquiátrico, al cual debe acudir con sus padres.
    Sinceramente no estaba preparada anímicamente para un nuevo episodio, me está costando mucho, estoy muy triste y tengo mucho miedo de que una vez pasado el tsunami, él igualmente no me quiera más como su compañera. Siento mucho dolor; por lo que también he comenzado una terapia. Pero me vendría muy bien palabras de aliento (o de sinceramiento, aunque doliese) de distintas personas de este espacio.
    Muchas gracias por leerme y por dejarme expresar aquí.

    #6029

    vtorresb
    Participante

    Hola Annie_hall,
    Lamento mucho por lo que estas pasando, te entiendo, es triste, doloroso y muy pero muy frustrante.
    En mi caso es mi hermano el que está con un trastorno bipolar maníaco, el es Dios.
    No sé si en tu país existe la posibilidad de solicitar la internación involuntaria, nosotros acudimos a eso y ahora mi hermano se encuentra internado en el hospital de la región. Han sido días muy difíciles, la pena inunda nuestra familia pero tenemos fe que mi hermano mejorara, como es su primer episodio estamos esperando ver como evoluciona, ya lleva 5 días y aún habla de grandeza y cosas que según hace afuera pero su agresividad a disminuido.
    Mi hermano tiene 27 años y tenemos a nuestra abuelita que era esquizofrénica… uff
    Un abrazo Annie, aunque estemos lejos estamos contigo.
    Cariños y animo

    #6034

    amrengifof
    Participante

    HOla Annie te escribo desde Venezuela, es muy triste y a la vez esperanzadora tu historia porque se vé que entiendes claramente esta enfermedad. Yo estoy pasando una situación similar con la diferencia de que no tengo hijos. Mi esposo es bipolar, no fue sino este fin de semana que el Psiquiatra nos confirmo su trastorno. Yo tengo 7 años de casada y no entiendo porqué personas como tú siguen aferradas por más de este tiempo a una relación que le puede seguir originando en su vida tantas angustias y conflictos, te admiro y respeto.

    Yo estoy segura de que en algún momento la claridad mental de tu pareja se abre de un modo especial y hermoso, pero el problema es que no se mantiene permanentemente en un solo humor y en una sola conducta. Todo lo que hace es impredecible por lo menos para mí, y cuando lo es ya uno cree que puede controlarlo y no es así. Te digo y ahora pregunto ¿qué te impulsa o motiva a seguir con él?¿cómo es que te animaste a tener hijos con él sabiendo el cuadro que él presentaba?

    Gracias, esto me ayudará a comprender un poco más lo que estoy pasando porque aunque yo sospechaba que algo andaba mal en la mente de mi pareja, en estos momentos estoy tratando aún de asimilar la noticia y de aceptar que mi esposo está enfermo, esto es algo que me tiene muy afectada y necesito superarlo para poder seguir adelante con mi vida y mis proyectos. A medida que pasan los años siento que me acerco cada vez más a poder hacer algo juntos, pero al mismo tiempo se presenta un abismo que me hace ver que nunca lo haremos,ya esta visión y el que me genere tanta indignación y tristeza me hacen entender que la propia vida vista hacia ese punto también se te vuelve bipolar y creo que eso no es justo para mí. ¿Lo será para tí? No sientes que estás sobreviviendo?
    Yo lo amo muchísimo, pero eso no basta para ser felices, porque todo lo debes hacer tú y contar necesariamente con su familia, eso es agobiante. ¿QUé has hecho para superar estas crisis?

    Tener a una persona enferma en casa es tremendamente agotador, pero en una situación que no parece tener fin es algo terrible. Si es el padre de tus hijos lo ideal es que pueda verlos crecer y desarrollarse, ayudarte con lo que implica tu día a día en la crianza y yo no veo en tu historia que eso sea así.

    El ánimo y la fuerza del amor dicen que lo puede todo, pero tú mereces algo mejor o ¿será que preferimos no quedarnos solas por miedo a no soportarlo, con tal de merecernos un poco para no tener que empezar de nuevo otra historia que pueda ser mejor o peor?. No no puede ser… si deben haber hombres buenos y talentosos y amorosos que puedan cuidar de tí y de tus hijos. O tienes temor a que te quedes completamente sola. Mire mi amiga yo le voy a decir algo, que ya ud. se quedó sola como yo desde hace tiempo, porque yo creo que ya mi pareja me dejó desde el tercer año del matrimonio y esto no lo aguanto más.

    Está físicamente ahí contigo pero mentalmente él no lo está.

    La soledad la he tenido acompañada con un ser maravilloso y que me fortalece todos los días dandole un sentido hermoso a la vida y ese es Dios.
    Saludos espero tus comentarios y te deseo valor y fortaleza para que seas feliz.

    Saludos

    #6038

    yo
    Participante

    Cielo, mi pareja padece trastorno del animo y algunas frases que tu marido te ha dicho a mi me las han dicho (y repetido en varias ocasiones) literales tal cual lal has escrito. Te puedo aconsejar lo que yo hago: hacerle que se lo piense, que de tiempo mientras seguis juntos, aunque este en casa de sus padres. De lo contrario se puede arrepentir a posteriori y ya haber hecho mas daño. No te humilles, no te rebajes, no entres en juego de provocaciones y desde luego no llores ni montes el espectaculo. Solo que se lo piense hasta estar mejor, que siga en casa de sus padres y que tu no le hablaras ni lo veras si el no quiere. Pero que seguis juntos y cuando este mejor ya hablareis, ahora mismo esta disparatado asi que no intentes tampoco preguntarle razones, porques o hacerle pensar o ver las cosas, no lo vas a conseguir y va a empeorar la situacion.

    Es una especie de delirio que se produce, no es que no te quiera o no quiera a tus hijos u os quiera dejar. Tranquila y mantente serena mientras se le baja el subidon y sal de paseo con tus hijos o lo que tengas que hacer, no estes pendiente de el las 24 horas. Y si, puede parecer que lo razonan todo muy bien y estan muy decididos si no analizas el proceso que tu has descrito aqui

    #6189

    Katherin
    Participante

    Buenas tardes a todos. Bueno en realidad quedo anonadada con los comentarios de todos, con sus historias, los eventos, son muy similares a los míos. Las admiro muchísimo por esa capacidad de aguantar y/o amar tan grande, yo en lo personal, no pude continuar mi relación con mi ex pareja bipolar, de hecho, cuando un día determinado después de mucho ya haber perdido mi dignidad, autoestima y amor propio, decidí terminar la relación para siempre, y cerrar toda clase de posibilidades de contactarme, redes sociales, e/mails, cambio de números, hasta viajar, sentí que había salido de la peor de las prisiones, la interior. Viaje hace tres años a los EEUU por situaciones de estudio, allí conocí a mi ex novio, realmente me impacto muchísimo que un hombre con todas esas características fabulosas estuviera solo a sus 32 años de edad, yo en ese momento yo con 23 años. Comenzo a pretenderme, y cada vez mas, me parecía increíble, pensé que me había ganado la lotería, sus detalles, sus palabras, sus atenciones, la manera de tratarme, era una reina para el, sus invitaciones a cenar y su romanticismo, me escribía incluso poemas, flores, chocolates, en otras palabras me gustaba con mucha facilidad. Un mes después de haberlo conocido, lo cual fue una sorpresa para mi, porque no esperaba esa propuesta tan pronta, me pide que fuéramos novios. Ya había conocido tantas cualidades en el, que no dude en aceptar, pese a que sabia que aun nos faltaba conocernos mucho. Me había contado que antes de mi solo había tenido una novia, con la cual había durado 3 años aproximadamente, en los cuales terminaron por 3 ocasiones, esto fue algo extraño para mi, pero no preste mucha atención, supuse que en un mundo tan grande, tantas personalidades, porque no un hombre tan atractivo físicamente y con tantos principios no podía ser poco noviero. Después de tan solo 15 días de habernos hecho novios, una tía suya, la cual me conocía hace mucho tiempo, fue a buscar a mi prima, con la cual ya tenia años de conocerse. Su tía, bastante inquieta y preocupada, le pregunta si yo tenia conocimiento de sus padecimientos mentales, lo cual fue una completa sorpresa para mi, puesto que en realidad el jamas me comento nada al respecto. Su tía aseguro el “padecía de esquizofrenia”, inmediatamente me entere, me empape de la mayor cantidad de información, leí, busque testimonios online, trate de enterarme lo mas que pude, de lo que ello significaba. En realidad jamas consideraba que el tuviera algo asi, lo enfrente posteriormente de una manera cortes y me confiesa que fue diagnosticado de trastorno bipolar y rasgos esquizofrénicos desde la adolescencia. Bueno pensé, “rasgos esquizofrénicos” no es lo mismo que “esquizofrenia”, del TB había escuchado poco, pero aun así , le di mi apoyo y decidí continuar pese a que no cofio en mi para contarme desde un inicio la situación, cosa que trate de comprender. Viaje a mi país cuatro meses después, con una relación perfecta, indiscutiblemente perfecta, nadie sabia de sus padecimientos mentales, nunca se lo conte a nadie, fue algo que quedo entre mi prima y yo. Lei, investigue, busque ayuda con psicólogos, para entender a mi pareja lo mejor posible, era el hombre ideal, sus tratos, realmente valía la pena el riesgo pensaba. Viajaba a visitarme a menudo, y creo que por la distancia, esta relación funciono y nunca note nada fuera de lo normal hasta después de un año y medio de noviazgo. En su ultima visita a mi país, conocí su estado de depresión, lo angustiante que es para ellos ese momento, nada los hace felices, sus pensamientos no trabajan igual aunque esten medicados, mejoran nada mas, pero no del todo. Empezo a celarme mas de lo normal, a impedirme amistades, incluso hasta mi manera de vestirme, me revisaba mi teléfono celular, mis correos, mi Facebook, como yo lo amaba y no tenia nada que esconder no le daba mente a estas situaciones lo suficiente, no eran una razón para discutir, opinaba yo. Después empece a ver situaciones que ya si me empezaron a incomodar bastante, solía publicar por redes sociales, vídeos, fotografías, bastante sexuales, mujeres generalmente, semidesnudas, vídeos de ellas bailando. Una tras otra tras otra vez, le pedí que no lo hiciera, teníamos bastantes personas en común en nuestras redes y para mi era incomodo. Un día me confeso que se le dificultaba mucho frenar los pensamientos sexuales desenfrenados, no solo conmigo, sino con otras. Alli entendí el estado de la manía, con esto como ejemplo. Sentia, que yo no podía soportar esta situación, ya indiscutiblemente no era el hombre que yo quería para mi futuro, me di tiempo, lo amaba con locura, pero decidí terminar la relación después de muchas veces de haber tratado de hablar con el y llegar a acuerdos. Cuando deje la relación empezó mi infierno, yo tenia un viaje próximo de nuevo a los EE.UU, y allí padecí lo que no estaba escrito. EL hombre que en un principio para mi era maravilloso, se había convertido desde hace tiempo atrás en alguien que consideraba morboso y pervertido a terminar en comportarse como mi peor enemigo. Llamadas hirientes, gritos, mensajes de “yo no te amo, yo no te quiero, eres una mujer con la que ni una amistad valdría la pena, salí de una cárcel a tu lado, ni dignidad tienes, las peores vacaciones de mi vida las he pasado a tu lado, consiguete a otro rápido, no eres ni serás mi único amor, no somos tal para cual, cuando me decías te quiero me ponia entre la espada y la pared sin saber que responder, no quiero volverte a ver nunca, etc, etc, etc” mientras llamaba a mi familia al otro día a saludarlos y a decires que los apreciaba enormemente. Pasaban los días y empezaba a buscarme de nuevo, jamas para hablar, todo lo contrario, para lastimar, ni en sus momentos de eutimia tuvo la capacidad de disculparse alguna vez, su persecución era insoportable para mi, durante dos semanas aproximadamente me escribió a mi celular en la mañana, tarde y noche, “buenos días”, “buenas tardes”, “buenas noches”, a las mismas horas, como una maquina, sin yo responder absolutamente nada, pero no paraba, quizá para llamarme a decirme lo mucho que me despreciaba. Fue demasiado para mi, y caí en un hospital en los EEUU por una intoxicación severa, mi estrés se unió con todo esto, me dejaron allí 2 días, en los cuales juro pensé que me iba a volver loca, el miedo que le tenia era enorme, tan agresivo, tan hiriente, tan cruel, tan destructivo, y terminaron enviandomen a tratamiento psicológico. Estuve con psicóloga aproximadamente 7 meses, no aguante estar en este país tan cerca a el. Ya el no tenia como contactarme, pero buscaba a mi familia en sus negocios para preguntar por mi, me hablaban sus amistades, las cuales jamas me hablaron para preguntar si había esperanzas que yo volviera. Viaje hace 4 meses a mi país, y ahora estoy mejor, pero el aun continua algunas veces haciendose notar, llamando a mi familia. Me contaron que lo vieron con alguien, y me puse tan feliz. Pero al mes estaba llamando a mi hermano, cuando jamas le llamo en el momento en que fuimos pareja. Sigo superando todo esto, porque es muy dificil, nos íbamos a casar, pero agradezco nunca haberlo hecho. De amor no queda nada, pero si quedan muchas heridas que te ocasionan como persona, como ser humano, como mujer. Esta es mi historia. Y ustedes que entran a este foro en busca de respuestas y apoyo, si sienten que sus capacidades ya no dan para mas, habiendo hijos de por medio incluso, no lo piensen dos veces, ellos necesitan ayuda, y si , no tienen la culpa, pero ustedes tampoco. Un abrazo muy grande a todas aquellos que han pasado por cosas parecidas y de hecho peores, nunca dejen de confiar en que Dios tiene a alguien para ustedes, a su medida, y que ustedes también merecen ser entendidos y muy felices.

Viendo 5 publicaciones - del 1 al 5 (de un total de 5)

Debes estar registrado para responder a este debate.