La fobia social

La fobia social es un trastorno que se caracteriza por un miedo intenso frente a diversas situaciones sociales. También conocido como trastorno de ansiedad social, esta fobia provoca una fuerte angustia y ansiedad, y en casos graves, puede llegar a impedir que la persona que la padece lleve una vida normal. Es importante reconocer e identificar el problema antes de que se agrave, ya que si no se trata a tiempo, puede complicarse y derivar en otras patologías.

¿Cómo afecta la fobia social?

Hay mucho tipos y grados de fobias sociales, y pueden ser generalizadas o específicas. En el caso de una fobia social generalizada, la persona sufre un miedo intenso y crónico en cualquier situación que implique una interacción social con más personas. En otros casos, sin embargo, la fobia es específica, y puede manifestarse tan solo en determinadas situaciones. En esa categoría podemos encontrar, por ejemplo, fobia a las reuniones sociales o fobia a hablar en público.

Muchos de los miedos que padecen las personas que sufren una fobia social están relacionados con el temor a ser juzgados. Eso provoca que, en presencia de más gente, la persona se ponga extremadamente nerviosa o llegue a experimentar crisis de ansiedad.

Cuando la persona que sufre una fobia social se encuentra en una de estas situaciones, experimenta también una serie de síntomas físicos que acompañan al temor y ansiedad. Entre otros, podemos encontrar rubor, sudoración abundante, palpitaciones, náuseas, temblores, tartamudeo y verborrea.

Fobia social

Como en otras fobias, es importante detectarla cuanto antes. En caso de no tratarse, puede desarrollar problemas adicionales, como otras fobias asociadas o, incluso, depresión.

El tratamiento principal suele consistir en una terapia cognitivo-conductual, tanto a nivel individual como en grupo. En algunos casos, sin embargo, puede requerir también un tratamiento farmacológico, generalmente basado en antidepresivos, betabloqueantes, o ansiolíticos.

Las expectativas suelen ser muy positivas, y dentro de la gravedad, es una fobia relativamente sencilla de controlar. Sin embargo, hay que mostrar una buena actitud frente al problema, ya que el consumo de alcohol o drogas, y la soledad y aislamiento social pueden complicar mucho su tratamiento.

En algunos casos puede ser difícil decidir si se debe contactar o no con un especialista. En caso de duda, siempre es mejor buscar ayuda profesional, pero debemos acudir sin falta a un especialista cuando el miedo esté afectando nuestro trabajo o las relaciones con los demás.

Fuente:
http://es.slideshare.net/claudiatr1/fobia-social-46467201
http://www.bmj.com/content/346/bmj.f2541