Paradoja entre morir o matar. Cáncer y Trastorno Bipolar

Importante: Hay una reedición del artículo al final muy interesante

Un cierto día de reflexión, teniendo un estado de ánimo bajo, pero nada preocupante, suelo ser, valga la redundancia, muy reflexivo con las cosas que me pasan, con lo que me rodea, con el “todo y el nada” (lo que se llama filosofear). Pues dicho día le se me ocurrió una paradoja que se me había ocurrido contar a mi pareja (que por cierto, intento que escriba para que haga un aporte desde la vivencia directa desde fuera -aguantar al bipolar-), ya que es una visión totalmente diferente al vivir la bipolaridad.

¿Cáncer? ¿Trastorno Bipolar?

Paradoja entre morir o matar - cancerTotal, que como digo, le lancé la paradoja sin yo haber decidido lo bueno y lo malo ni si sí o si no. Solo la había pensado y planteado. Ustedes, los lectores del blog, la mayoría son, en mayor número, enfermos con trastorno bipolar u otras dolencias psiquiátricas, mejor estabilizados que otros pero a fin de cuentas, saben y recuerdan (los cercanos a la estabilización) el sufrimiento.

Siempre me he dicho, que prefiero un dolor físico que uno psíquico. El físico, ya de por si, el cuerpo lanza un chute de endorfinas para subsanarlo en momentos puntuales, en diferentes casos podrás calmarlos con los medios de hoy día y, a título personal, se lleva mejor que el otro caso . Ojo, he pasado por dolores considerados de los fuertes como gastritis, úlceras, infecciones bárbaras en el oído (otitis),  etc. En caso del dolor psíquico, para que decirlo, cambia y, encima, actúa diferente y, a veces, los medios de hoy día no te los alivia en momentos dados. No digo que uno sea mejor o peor, solo me baso en mi experiencia

Ahora llega la paradoja que, como digo, no tengo una posición clara pero si me pareció curiosa. Si les diagnostican un cáncer, lo normal es venirse a bajo pero subir y luchar gracias a nuestro instintos más básico, la supervivencia. Nuestro trastorno, el bipolar y otras afecciones psiquiátricas (depresión, esquizofrenia, otros tipos de trastornos, etc) tienden a lo contrario, a cuando se baja hacia una depresión o caídas severas, se tiende a pensar en el suicidio o a llevarlo a cabo. De hecho, en jóvenes, el suicidio es la primera causa de muerte en España  (como el cáncer, acabas muriendo por la afección de la enfermedad en un porcentaje). Haciendo una comparación, pese al enfermo de cáncer, hecho polvo por su tratamiento, en general y en la mayoría de los casos, suele tener esa fuerza por sobrevivir cosa que le hace luchar y vivir por “algo”, luego, a la larga se puede decir que no es un infeliz, al contrario, tiene esa meta que a nosotros, los bipolares y demás nos falta para sentirnos ·felices  (en casos generales y de depresiones me refiero). Sin embargo, el enfermo psiquiátrico lucha, pero su inercia es a acabar con ese sufrimiento que le provoca la enfermedad o a la autodestrucción porque, al contrario, en su cerebro le faltan metas.

Así que, pongamos el caso supuesto que la tasa de mortalidad del trastorno bipolar y el cáncer es de un 20 %, los datos como digo, son supuestos (o si lo desean, que sea mayor el del cáncer, hablando, como digo, de maner hipotética). La misma pregunta que le lancé yo a mi mujer, se la lanzo a ustes. ¿Qué prefieren, sufrir un cáncer, con sus consecuencias o seguir sufriendo el trastorno bipolar (u otra dolencia psiquiátrica) con las otras consecuencias? Mi mujer estuvo callada un rato y me miró como diciendo… creo que el cáncer (y ella solo ha tenido un episodio de bajón por un embarazo y las hormonas, no tiene ninguna dolencia psíquica).

Difícil respuesta pero pone en entresijo que el sufrimiento físico puede hacerte, incluso, darte motivos para tirar hacia delante. El psíquico tiende a lo contrario, a la autodestrucción.

Le propondré esta cuestión a mi psiquiátra, ya que, además, su mujer trata con enfermos de cancer (bueno, en primer grado, en las pruebas previas al diagnóstico). Aunque no estoy seguro. Ya diré que me ha dicho pero, a lo mejor, me impone un castigo químico por tal “impertinencia” y comparación (nótese la ironía, como bien él sabe usar). Pero dolor físico psíquico…

Y concluyo que, seguramente no es comprarable pero ahí dejo el debate, ya que… ¿cómo se calcula el sufrimiento? ¿Es más soportable el dolor físico o psíquico? Como se suele decir, hablar por hablar.

Seguimos en pie.

P.D. El cáncer se lleva en Europa a 102.639 personas al año. El suicidio 3.429 personas al año. Sé que he puesto un caso extremo, pero solo quería comparar los dos estados de ánimo tan diferenciados, uno, tratando de sobrevivir y, otro, queriendo morir y, no nos engañemos, estadísticamente hay más personas que sufren cáncer que una dolencia psiquiátrica. Dependiendo del cáncer, también hay una probabilidad se sobrevivir mayor a la del suicidio en el Trastorno Bipolar, por ejemplo. Lo que veo preocupante es que en España ya sea la primera causa de muerte entre jóvenes… triste.

Reedición: Como mencioné, pensé en la posibilidad de comentárselo a mi psiquiatra. Pues armado de valor, se lo dije y la respuesta fue clara y contundente, sobre todo para enfermos con depresión: el cáncer. De hecho, por lo visto, no he sido pionero en poner enfrente estas dos enfermedades (o una física y otra psíquica). Pues resulta que él con la batuta, con un grupo de personas con depresión sin duda y con brutal mayoría, todos preferían el cáncer a estar así. Además, me ha apostillado que un dolor físico a uno moral o psicológico no hay nada que ver. El sufrimiento es mucho peor en el segundo caso y, cuando sufres físicamente, existen medicamentos que, o bien te lo atenuan o bien te lo calman. Cuando padeces psicológicamente o moralmente (como él me ha descrito) tiene que ir pasando el tiempo (y no poco, ya que cuando se está mal, pasa más lento) para que algo te empiece a calmar el sufrimiento. Ha sido muy contundente y como dije, su mujer es también médico que hace las pruebas que detecta a pacientes con cáncer. Así que algo tiene que saber y experiencia en ambos casos también.

11 comentarios

  1. Nicolas   •  

    En mi caso la disyuntiva se presentó entre el vih y el trastorno bipolar. Siendo mas claro, pretendí adquirir vih para tener la certeza de que con el tiempo eso me iba a matar, y no la incertidumbre quejumbrosa y perversa que el trastorno bipolar provoca en estado de depresión. A veces quisiera tener tan claro como morir (pese a lo arbitrario de mi postura, pues puede que mañana muera súbita o inesperadamente) solo para dejar de pensar en que tarde o temprano el suicidio sera inevitable. Mientras tanto, chicos, habrá que seguir con los tediosos tratamientos farmacéuticos y terapéuticos, porque si aun estamos vivos, hay que hacer mas amena la estadía.

    Saludos.

  2. Ingrid   •  

    Hola tengo 30 años, mexicana. Y fui dignosticada hace 2 años y medio con trastorno bipolar después de un episodio de mania y una profunda depresión posterior. Desde que me diagnosticaron salí de la depresión pero no he vuelto a ser la misma, no me he vuelto a sentir
    feliz. Precisamente hace unas semanas empecé a fantasear “ojalá tuviera un tumor en el cerebro que sea el causante del desequilibrio bioquímico y me digan que no soy bipolar”.
    Espero algun día poder volver a decir que me siento feliz sin que la causa sea un episodio de manía.
    Saludos y gracias por tu blog, realmente es informativo y esperanzador.

  3. Sophie   •  

    Hola a todos, soy muy joven la verdad, tengo 18 años. Sufro de trastorno bipolar y he sido diagnosticada con leucemia (he estado al borde de la muerte muchísimas veces y la experiencia ha sido horrible, tanto fisica como mentalmente).

    Confieso que lo más difícil del cáncer no ha sido el dolor, un poco de morfina era de mucha ayuda en los peores momentos, mi peor guerra es mi cabeza, siento que tengo un monstruo ahí que no me deja ser feliz, mi vida no me llena, no me siento bien casi nunca, a veces quiero que el cáncer me mate, acabe con este sufrimiento.

    Entonces si, es mejor el cáncer, porque he llegado a sentir dolores físicos inimaginables, terribles, de sólo recordarme me impresiono de lo que he logrado soportar, pero no se comparan con este monstruo que me grita que me acosa, quiero suicidarme, y lo peor es que es tan fácil, sólo debo tomarme una dosis alta de la quimio, mucho alcohol y adiós (que no se note que estoy pasando por una crisis).

    Por favor, alguien que acabe con ese monstruo, quiero estar bien, pero no puedo, incluso las cosas que me hacen feliz me producen angustía ¡matenme! ¡ayudenme!

  4. Yop   •  

    Realmente preferiría el Cancer.. Esto es una montaña rusa que nunca acaba, destruye todo a tu alrededor y de ti, ni se diga..

  5. landsat3   •  

    Mi enamorada tiene ambos: cáncer al cerebro y es bipolar. Estoy desesperado por ayudarla y se me hace muy difícil.

    Soy de Lima, Perú.

  6. wanna   •  

    Hola? eres mi mente? pensava que estaba loca por desear tener cancer… obligo a mi pareja a que me palpe los pechos de vez en cuando en busca de algún “bultito”. Si… yo desearia tener cancer antes que estos tormentos que nose si me perseguirán por siempre… quisiera tener esa fuerda grandiosa y decir ” okay, voy a disfrutar de lo que me quede de vida”… gracias por compartir tus pensamientos, me hacen sentir mas “normal”

  7. admin   •     Autor

    Cáncer o momento de depresión: Comentario de la nueva reedición del artículo, que la encuentro muy interesante y determinante

    Como mencioné, pensé en la posibilidad de comentárselo a mi psiquiatra. Pues armado de valor, se lo dije y la respuesta fue clara y contundente, sobre todo para enfermos con depresión: el cáncer. De hecho, por lo visto, no he sido pionero en poner enfrente estas dos enfermedades (o una física y otra psíquica). Pues resulta que él con la batuta, con un grupo de personas con depresión sin duda y con brutal mayoría, todos preferían el cáncer a estar así. Además, me ha apostillado que un dolor físico a uno moral o psicológico no hay nada que ver. El sufrimiento es mucho peor en el segundo caso y, cuando sufres físicamente, existen medicamentos que, o bien te lo atenuan o bien te lo calman. Cuando padeces psicológicamente o moralmente (como él me ha descrito) tiene que ir pasando el tiempo (y no poco, ya que cuando se está mal, pasa más lento) para que algo te empiece a calmar el sufrimiento. Ha sido muy contundente y como dije, su mujer es también médico que hace las pruebas que detecta a pacientes con cáncer. Así que algo tiene que saber y experiencia en ambos casos también.

  8. Ana   •  

    Yo soy bipolar y acabo de pasar un cáncer. Y si me dieran al elegir preferirá pasar 10 cánceres a la agonía mental q te produce el trastorno bipolar. Durante el tratamiento del cáncer me sentía fuerte, motivada, visualizaba una meta, curarme y salir airosa. Y así fue. Me sentia una heroina. Ahora q se podría decir q estoy curada del cáncer, me siento otra vez vacía y a veces sin motivación para seguir. Muchas veces me pregunto, ahora q sigue? Y otras solo deseo dormir y no volver a despertar, ya tuve suficiente.

    • admin   •     Autor

      Al final es lo que uno se temía… las metas, las ganas de luchar, el ímpetu, fuerza etc. frente a la tristeza, el vacío, la desidia, el pensar en el fin (curiosa ironía), cansancio, etc.

      Siento que hayas pasado por el cáncer, porque me imagino que se pasa mal también, pero se contrarresta. Por otro lado, nos tocó la otra cara de la moneda. Espero que pronto tengamos si no una cura, un tratamiento eficaz.

      Fuerza y a seguir luchando, que aunque pueda arrepentirme de lo que digo ahora, vida solo hay una y es lo único que te pertenece.

      Saludos.

    • carlos ramos   •  

      Ana, Enhorabuena por tu fuerza. Yo tengo la sensanción de que he sobrevivido hasta ahora por mi instinto de supervivencia. Si no fuese a si no podria estar ni un minuto más en esta tierra porque el sufrimiento que te produce la bipolaridad es indescriptible.