Decisiones importantes: aplázalas a estar bien

¿Nunca os ha ocurrido que estando mal (mal me refiero tanto con una manía o una depresión) habéis tendido a querer tomar o hacer una decisión como dejar a tu pareja, los estudios, el trabajo, la casa donde vives o incluso lo mueble, etc? Bien, pues sin duda, aplázalo. En esos estados, las decisiones están distorsinadas y tu juicio no es el que debería ser correcto.

No llegues al lamento, al pensar que te has equivocado, al arrepentiemiento. Date tiempo y serénate. Esos cambios podrán o no mejorar tu vida, pero es probable que no haya marcha atrás y sea lo contrario. Por experiencias vividas por mi mismo y gente con depresiones, siempre han sido errores. Estás enfermo en un momento en que uno de tus síntomas está agravado. No pretendas afrontar cosas que puedes hacerlas más adelante, cuando estés mejor.

Decisiones importante con Trastorno BipolarUna de las cosas que nos suele ocurrir a lo bipolares o con Trastorno Bipolar, para ser más preciso es que con manías, tratamos de abarcarlo todo, de hacerlo todo sin pensar en que no estaremos así siempre. Tomamos unas decisiones. Es difícil darse cuenta pero como suelo decir, tras lo aprendido en estos años, a gente que ha sido diagnosticada hace poco es que no puedes tener el control. Tanto de compras, como de decisiones importantes. Si no has aprendido (es muy difícil) a tomar las decisiones correctas acude a alguien muy cercano y que te asesore, pero haciéndole caso. Sé que cuando tienes una manía estás por encima de todo pero con el tiempo, procuras controlarlas. Cuidado, por ejemplo, con ciertas decisiones, como con las compras, muchas veces innecesarias y cuando estés en un estado mejor dirás: “¿y para qué quiero ésto?”.

Cuando estás con depresión  o estado depresivo es alrevés, excepto con las compras, que tratan de llenar ese vacío pero que no lo conseguirá. Más decisiones. Como no tienes ni fuerzas ni para salir a la calle, tratarás de quitarte todo el peso de encima o cosas que crees que te den problemas. Lo siento amigo y amiga, hay que luchar y seguir el día a día. Cuando estés en un estado más próximo a la eutimia o normalidad, decide lo que mejor te convenga y elige buenas decisiones, que no te dejan ver cuando estás mal.

Concluyendo, no tomes resposabilidades ni decisiones importantes ni en estados maníacos o en estado depresivos. Trata de aguantar y llegar a la eutimia o cerca de ella (es decir, al estar “bien”) y ahí valoras realmente si merece o no la pena dichas decisiones.

Porque señores, hay que seguir luchando pese a que, el que escribe, muchas veces pierda las fuerzas y quiera tirarlo todo por la borda. Tengo algunos motivos para seguir luchando y uno es que la medicina avanza rápido. Comparen los métodos de antes (pronto haré un artículo de como se trataban a los enfermos mentales) y los de ahora o lo antidepresivos de hace 20 años a hoy día, que los hay hasta sin efectos secundarios, como el Valdoxan (agomelatina), con muy buenos resultados. O el Sycrest, que ya hice un artículo sobre él. Como me digo, la esperanza es lo últimos que se pierde, pero como no corran, la acabaré perdiendo.

Y ustedes, no corran, no tomen decisiones en momentos malos. Se pueden arrepentir

6 comentarios

  1. Mari Carmen   •  

    Estoy ojeando el blog y me esta pareciendo estupendo, el creador/a ha hecho muy buen trabajo. Me pregunto cuanto tiempo llevas eutimica, seguro que bastante. Yo tambien soy bipolar, estube tres años sin crisis y el año pasado tuve una recaída de un mes. Se desarrollo la enfermedad con 22 años, ahora tengo 30 y por fin he acabado mis estudios, soy diplomada en Maestro de Educación Primaria.
    Me gustaria que contases algunas cosillas sobre ti y poder intercambiar anécdotas, ya tienes mi correo y yo mañana no se si volveré a encontar este blog jejjejeje, esque he dado muchas vueltas.
    Un abrazo y mi enhorabuena por el blog

    • admin   •     Autor

      Muchas gracias ante todo. Cuando leo cosas como éstas, me dan más fuerza (que a veces ni tengo) para seguir con el blog. De veras que muchas gracias.

      En mi caso, me la diagnosticaron hace 5 o 6 años (ya ni me acuerdo) y he tenido ciertos periodos de eutimia, pero la verdad es que son pasajeros. Tendía antes más a las manías y ahora tiendo más a las depresiones profundas, aunque oscilo en una ciclotimia un poco constante tirando abajo. Sigo en la busqueda de la estabilidad algo menos temporal y pese a pasarlo mal, no desespero en conseguirla. Sé que es cuestión de tiempo y paciencia, aunque sea una especie de odisea lidiar con el Trastorno Bipolar.

      Por otro lado, aunque no me encuentre tan bien como la eutimia, si puedo decir que he mejorado algo más mi calidad de vida desde que tuve tratamiento, con mis más y mis menos, pero como digo siempre, todavía es pronto y el cerebro es aún una incógnita por resolver. Pero la psiquiatría ha avanzado mucho, luego espero que no dentro de mucho sea uno “más” sin desórdenes químicos que afecten tanto a mi vida como es el ser bipolar. De ello se trata, el que la sigue, la consigue y pese haber querido tirar la toalla varias veces, todavía me queda fuerzas para seguir luchando por lo que quiero conseguir, mi eutimia, pese a todo.

      Al haber varios tipos de Trastornos Bipolares y cada uno es un mundo, lo que a uno les va bien, a otros no tanto. Me alegra ver que hay bipolares con recaídas “esporádicas”. Eso me da más fuerza porque veo que es posible y espero que pueda hablar de recaídas cada 3 años de un mes. Por ello, creo que puedo decir que, aunque lo pases mal, llevas la enfermedad muy bien y bastante equilibrada.

      Espero compartir lo que te interese y si no, preguntame un poco más.

      Un abrazo y a seguir luchando, que las manías y depresiones se conviertan en algo del pasado!

  2. susana   •  

    Necesito saber si para diagnosticar la bipolaridad, solo se necesita conocer el dosaje de litio en la sangre, ya que tengo todo un cuadro bipolar pero el conteo de litio da en los parámetros normales. Gracias.

    • admin   •     Autor

      De entrada no soy médico (en este caso psiquiatra), así que no me responsabilizo. Te puedo asesorar sobre lo que sé y mi psiquiatra me ha explicado en alguna ocasión.

      Que tengas en sangre litio no indica que tengas o no la enfermedad. Una persona sin la enfermedad también suele tener sangre en litio, ya que puede entrar al organismo de diferentes maneras, como por la comida, que está presente en la mayoría de alimentos por no decir en “casi” todos (unos más que otros). Así que no, para hacer un diagnóstico, no necesitas saber el litio en sangre, porque el Trastorno Bipolar no es ocasionado por una falta de litio, sino que éste, ayuda a su tratamiento. Lo importante es el cuadro que tengas y lo que el psiquiatra te diga en ese caso. Las litemias (conteo de litio en sangre) se hacen para estar dentro de los parámetros terapeuticos (entre 0,6 a 1,2) y no te quedes corto en el tratramiento, porque no se conseguiría nada o que no te pases porque es muy tóxico con consecuencias muy serias. Por curiosidad, cuánto litio en sangre tenías?

      Por cierto, como sugerencia, este tipo de preguntas se pueden hacer en el foro y serían respondidas, no solo por mi, sino por la comunidad en general, que tendrá sus propias experiencias. Sería
      beneficioso para todos y así no se desvirtuarían las entradas. Pero no es una regañina, eh? Solo una sugerencia 😉

      Link al foro: Foro Soy Bipolar

  3. Tato   •  

    Soy bipolar, me tratan con Lamotrigina y Quitapina, y ambas me han dado excelentes resultados.
    Me diagnosticaron el año pasado luego de mi tercer intento de suicidio. Cuando me sentía demasiado mal, deprimido y oprimido por lo que parecían distorciones mentales que convertían los problemas en mega-problemas, me quemaba. Calentaba el metal de un mechero, el cual posteriormente apretaba contra el dorso de mi mano. Tengo varias cicatrizes(algunas más grandes que otras) pero a pesar de todo no me siento avergonzado.
    Esta condición de la cual padezco, y padecemos quizá muchos es parte de lo que somos. Es posiblemente molesto y doloroso, pero para eso hay tratamiento. Creo yo que el primer paso para una mejora autentica es la aceptación de todo esto, y lo que funcionará como argumento principal dentro de nosotros cuando parezca que el mundo se viene abajo.
    En mi familia he tenido muchos problemas, y a pesar de que me llevo bien con casi todo el mundo, amigos reales tengo pocos. Pero creo que más que la gente que pueda rodearnos, somos nosotros a quienes necesitamos principalmente en los peores momentos.

    • admin   •     Autor

      Hola, compañero de “andanzas”.

      A mi me dio una intoxicación grave de litio y fui ingresado (una mala época y solo bebía y no comía y no expulsaba el litio como normalmente) y me recetó mi psiquiatra la Lamotrigina con unos resultados nefastos. Falta de libido, impotencia, malestar, sueño, cansancio, etc. vamos, una mierda en mi caso y volví al litio que era lo que mejor me iba y tuve ese percance porque no me cuidé y tuve hasta tentativa de suicidio. De hecho, me ingresé voluntario por el riesgo a suicidarme y es ahí donde me detectaron la intoxicación (que por si no lo sabéis puede ir de fallo renal hasta el coma y la muerte). Bueno, pues como me dijo mi psiquiatra, estaba comprobado que lo que mejor funcionaba para el bipolar era el litio (aunque acarrea estar más al tanto, con litemias y es más engorroso y peligroso si no haces las cosas bien), pero con la condición de “cuidarme” o si me daba otro brote, que suspendiera las tomas (ya saben ellos que en esos estados no se puede negociar contra la autodestrucción). La Quetiapina me la quiso poner en una época que estaba más estable pero muy irascible y malhumorado pero le dije que si tocaba algo y me venía abajo, mejor quedarme así (irascible, irritable) y no llegué a tomarla porque como dice el proverbio chino: si algo funciona, mejor no tocarlo.

      Repecto al planteamiento que propones, estoy contigo. Aceptación y naturalidad. Por qué estigmatizarnos nosotros mismos si ya lo hacen los demás? De hecho, tengo camisetas que me compré y otras que personalicé como las que un día publiqué en el blog mostrando que usted puede ser normal, pero yo necesito litio 😛 y sobre todo el Fight Stigma. Lo del tratamiento es cierto, pero depende del caso, puede darse con él pronto o tarde o a saber. Depende del tipo de bipolaridad y de cada persona. Yo llevo años y cuando parece que empiezo a estar tranquilo me viene el bajón. Eso si, hace dos años que no me ha dado una manía pero, quizás, si hipomanía que yo no me la he detectado pero mi pareja las huele como un perro a una salchicha.

      Cuando mi mundo se viene abajo trato de moverme, no esconderme bajo las sábanas. Aunque no quiera, no pueda o no me apetezca me obligo a hacer cosas y si son placenteras, aunque no las disfrute en ese momento, mejor.

      Y para acabar… yo amigos se puede decir que no tengo. Me mudé de ciudad y los dejé atrás por la enfermedad y que podía estar meses o años sin decirles nada (obviamente se cansan) y a mi personalidad le cuesta hacerlos y si los hago, paso una racha mal sin querer saber de nadie y cuando quiero retomar, ya la gente se cansa. Es una cuestión de no entender la enfermedad. Me cuesta fiarme de la gente por cuestiones del pasado y ahí entra la familia también, que más que apoyar, no han hecho más que ponerme un plomo para irme abajo. Respecto al último tema, yo, si no es por mi pareja, quizás no estaría escribiendo estas letras. Hay que juntarse con quien de verdad te quiere y aprenda a comprender la enfermedad. Todo se convierte en uno. Es más, cuando estoy mal, mis vacíos crónicos afloran y uno de ellos es no tener ni amigos, ni colegas ni nada parecido, aunque no cuente con ellos en los malos momentos. Somos animales de manada y necesitamos la sociabilización, pese a que me considere asocial. Se echa de menos, por ejemplo, no poderte ir a tomar una caña con un amiguete, por poner un ejemplo.

      Pero vamos, que te comprendo perfectamente. Eso si, cada persona es un mundo y cada enfermo un universo. Tenemos una enfermedad difícil de tratar o, si lo quieres de otro modo, dar en el clavo. Cada vez que oigo a una persona con depresión quejarse le propongo que nos cambiemos las enfermedades y, obviamente, me dicen que no y no ha sido solo en un caso. Somos más difíciles de tratar que ellos porque tenemos una variable más, la manía y, como me ha ocurrido a mi, me han puesto antidepresivos que me han provocado manías fuertes o ciclotimias importantes. Al depresivo (y según qué tipo de depresión), le cuesta dar en el clavo y el antidepresivo o tratamiento, pero el psiquiatra solo ha de subir, sin miedo a pasarse. Nosotros andamos arriba y abajo y tanto una pastilla puede subirte, otra te puede hacer venir abajo… Vaya, espero haberme explicado y aclarar que la depresión es una enfermedad jodida también, pero con mejor pronóstico y en muchos casos curable y no crónica, como no nos pasa a los bipolares. Y tras leer la última entrada que he añadido, te hace temblar las piernas, porque si no te mata la enfermedad (hablando en plata, suicidio) lo harán las pastillas y el estado mental autodestructivo en crisis un poco más tarde.

      Pero ante todo coraje y que no flaqueen las fuerzas, que la medicina avanza rápido, como el medicamente que puse en una artículo, que funcionaba muy bien para las manías. Me parece que partes de este comentario los usaré para un artículo que me ha venido a la mente.

      Un saludo compañero y otro al resto que nos haya leído. Vamos hacia adelante!