Algunos consejos para ser ayudado por otras personas

A medida que pasa el tiempo y vas haciendo una retrospección desde que fuiste diagnosticado, vas fijándote que existe mucha gente que no sabe muy bien como ayudar a alguien que padece un trastorno bipolar. También incluye la gente que te quiere y ve con impotencia que no sabe o se ve incapaz de ayudarte pese a que le gustaría.

Hay gente a la que le cuesta más que a otros empatizar y ayudar a una persona cuando está mal. Soy de los que piensa que la pedagogía es la mejor forma de enseñar a otros lo que en un momento dado puedas necesitar. Por ejemplo, en los momentos que ando mejor veo necesario compartir lo que creo que me pueda ayudar en las fase más bajas o más altas. Así, la persona que intente ayudarte en ese preciso instante sepa más o menos cómo actuar sin que se llegue a sentir impotente por no saber bien qué hacer. La teoría parece fácil aunque a la práctica se complica un poco el asunto.

Es difícil que la gente adivine si estás vulnerables o necesitas de ayuda. Si se les deja claro cómo pueden ayudarte, seguro que no les supone una carga para ellos.

¿Le has pedido ayuda a tus amigos y familiares últimamente?

¿Crees que es necesario compartir con alguien sobre cómo afecta a tu vida tener trastorno bipolar?

Aunque parezca mentira, a veces sienta bien compartir tus vivencias con otras personas con trastorno bipolar ya que puede servir de consuelo ver que alguien al otro lado te entiende y compruebas que no eres el único que estás pasando por algo así. Por otro lado, tampoco se ha de reprochar nada a la gente que se aparta y no se vea capaz en ayudarte ya que todos tenemos nuestros problemas y seguro que tienen sus razones para ello.

Es muy importante hacer especial hincapié en diferenciar las señales de alerta que muestra la enfermedad para que a la hora de la verdad, se empiece a actuar y dejarnos ayudar por la otra persona. Estas señales pueden ser aislarse cuando estás deprimido o hablar mucho y de una forma atropellada cuando se está sufriendo una manía. Por ejemplo, puedes ser explícito y decirle a tu “confidente” que cuando note que empiezas a estar decaído, te anime a salir de casa para distraer la mente.

Muchas veces la gente cree que lo mejor es dejarme tranquilo y no ser una molestia para mi. He ahí dónde se ha de mostrar (sobre todo cuando se está bien) que quizás lo mejor para ti es ir a tomar algo a la cafetería de la esquina y no quedarse solo en casa viendo como se te come las paredes. Tampoco pasa nada si te hacen una pregunta sobre tu estado y que tu respuesta sea sincera. En ocasiones, cuesta tanto decir que estás mal que no te planteas la posibilidad de hacer algo tan sencillo como dar un paseo con alguien.

No voy a negar que me es difícil aplicármelo muchas vece pero a medida que pasa te das cuenta que cada gesto cuenta y que de nada sirve cerrarte a nadie.

Funciona. No se sienta impotente y comparte con tus relaciones lo que crees que tú mismo aplicarías en caso de que tuvieses que ayudarte a ti mismo en peores época. Haz que los demás participen en tu vida sin importar el estado de ánimo que estés experimentando.

2 comentarios

  1. sit   •  

    Hola a todos tengo un amigo bipolar que ha dejado la medicación. Se que va al psicólogo.
    Quisiera ayudarle pero no se bien como. Le he llamado por teléfono para expresarle mi apoyo y que llame cuando quiera y su respuesta ha sido que esta muy mal y no le agobie. Mi duda es si realmente debo escuchar ese no me agobies o ir a buscarle a casa y sacarle a dar una vuelta fuera de las cuatro paredes.
    Gracias y gracias por la web que me hace comprender muchas cosas.

  2. Pingback: Bitacoras.com