La baja laboral, el estigma y el ajusticiamiento social

“¿Una baja laboral por ésto? Entonces cuando yo esté deprimido me cojo una. Lo que quieres es escaquearte de trabajar.” Más de una vez he escuchado algo por el estilo y la sociedad no se da cuenta de que las enfermedades mentales son enfermedades y pueden indisponer de los quéhaceres laborales. Parece que si no es algo físico y no es tangible, desmerece del resto de enfermedades. Por ello, te llegarán a decir que no tendría que tener ese derecho, una baja laboral por enfermedad (si, enfermedad).

La baja laboral es un derecho. Deja el estigma atrás, no tengas miedo. Tu salud es lo primero y si estás mal y lo certifica el especialista, el Trastorno Bipolar es una enfermedad con dicho derecho

El bipolar suele tener muchos problemas para la conciliación laboral porque existe un desconocimiento de la enfermedad absoluto. No se entiende sus fases y sus procesos, por ello, entra en conflicto con la gente, hasta con los mismísimos jefes. Y en situaciones de grandes tensiones, se ha de pensar más por uno mismo y prevalecer tu salud frente a la empresa. Y si uno, certificado por un médico (psiquiatra), decide tomarse la baja laboral, no se ha de sentir culpable por la opinión de la empresa ni de la sociedad. Son tus derechos. Es una baja laboral por enfermedad y el Trastorno Bipolar está recogido como enfermedad por la OMS y la SS admite motivo discapacitante para trabajar.

El trastorno bipolar es algo muy serio y reconocida como enfermedad que puede producir una discapacidad. Es algo que los bipolares, por encima del resto, nos tenemos que concienciar. Si ellos no lo hacen, ¿lo tenemos que dejar de hacer nosotros? Nunca renuncies a tu baja laboral por miedo, presiones, etc. Estás jugando con tu salud y ya sabemos todos hasta donde puede llegar el Trastorno Bipolar.

Es cierto que por el abuso de baja laboralpor depresión no justificadas las pagamos todos, pero no nos equivoquemos, nosotros no tenemos una depresión. A nosotros nos puede arruinar la vida por completo y nada tiene que ver con la depresión, estigmatizada también, por culpa de los que abusan del sistema.

Además, de media, no cogemos la baja laboral hasta que no tocamos fondo y estamos al borde de cometer locuras (que casi es de “oficio”). Por ello, hay que dejarse de tener miedos sociales, preocuparse por uno mismo y preguntarse “¿qué quiero hacer conmigo mismo?”. El ser bipolar es impuesto y tú no puedes elegir cuando estar bien, mal o regular. Así que compañeros de andanzas, no se dejen amedrentar, lo que nos pertenece, es nuestro. La baja laboral es un derecho y así lo refleja la institución.

Seguimos en pie.

5 comentarios

  1. Ana   •  

    ¿Baja laboral? Mi médico de cabecera JAMÁS me la concedió, alegando de que esta enfermedad no está “bien vista y puede ser causa de despido laboral” Aunque tuve un paréntesis en el 2008 de bienestar, al año siguiente fue un cuesta abajo que me anuló totalmente: me costaba mucho vestirme, caminar, hablar, era incapaz de concetrarme en el trabajo, y lloraba cada dos por tres. Esto derivó en cierto acoso por parte de mi jefa que me hizo sufrir sin motivo y no tuve nada de apoyo ni por parte del resto de compañeros ni en mi familia, que piensan que esto “no existe” y que es simplemente una depresión de la que se sale sin más.
    A finales de 2011, a un par de semanas de Navidad, la empresa decide despedirme, reconociendo el despido y los años que estuve de contrata y, como yo ya no podía más y veía que me hundía más en el abismo, pensé para mí que en el fondo me estaban haciendo un favor pues esa era la única manera de poder descansar, de poner la cabeza en orden e intentar volver a recuperar la ilusión por las cosas que antes me gustaban. Y lo conseguí seis meses después.
    Ahora que siento que las aguas vuelven a su cauce, me gustaría preguntaros si esta enfermedad está considerada por la Seguridad Social para solicitar una discapacidad, pues me aterra volver a trabajar y no cumplir con lo que se espera de mi.
    Muchas gracias por estar ahí.

    • admin   •     Autor

      Hola,

      Si eres de España y estás diagnosticada con Trastorno Bipolar tienes derecho, en caso de que tu salud así lo “avale”, a la incapacidad temporal (o baja por enfermedad, como se conoce cotidaniamente). Si tu médico de cabecera es de la “antigua” escuela, intenta que te asignen otro o bien, si así lo ve procedente tu psiquiatra (que suele llevar la voz cantante en este asunto) que te haga un informe con las razones por las que, a nivel objetivo, no estás capacitada en ese momento para ejercer tu profesión. Y si ves que se resiste el de cabecera en este caso, ya digo, que te adjudiquen a otro… Puede ser mal vista, puede ser causa de despido como lo puede ser un despido normal sin más (eso sí, despido improcedente con derecho a indemnización) pero esta enfermedad está dentro de causas por baja laboral. Si no, hay asociaciones locales a las que puedes acudir para que, en caso de que no te la quiera conceder el médico de cabecera, te asesoren y ayuden para ir más allá. Respecto al estigma social, hoy por hoy, es lo que hay… es difícil empatizar cuando no has sufrido una enfermedad de este tipo. Se hace duro, pero con el tiempo te creas ya una coraza, aunque a veces no es impenetrable.

      Respecto a discapacidad hay que matizar ciertos aspectos. No es lo mismo obtener una incapacidad laboral (tener una prestación económica en función de los años cotizados y del sueldo) y obtener una discapacidad o “minusvalía” (que incluye ciertas ayudas o ventajas sociales en función del porcentaje de minusvalía que te hayan concedido, desde el 33% -que es el mínimo- hasta el 100% o, en caso de no llegar al sueldo mínimo o no haber cotizado nada, con opción a una Pensión no contributiva). Para ambos casos, has de hacer los papeles para que un tribunal médico te lo otorgue (creo que has de ir a tu Asistente Social en tu ambulatorio para asesorarte mejor), pero son totalmente independientes el uno del otro. En el caso de la incapacidad laboral (la que creo que estás, por ahora interesada) cuando tengas que ir a que te valoren, te harán una entrevista y tendrás que presentar los papeles que te pidan, entre ellos, el informe del psiquiatra alegando los motivos por los que has de poder tener derecho a ella, explicando el grado de gravedad de la enfermedad, los motivos por los que el trabajo te “machaca” la salud, etc. De todas maneras, los psiquiatras ya están acostumbrados a dichos informes y si no te ponen pegas, sabrá cómo ha de hacerse y demás. Después, tras ello, pasa un periodo de tiempo hasta que recibes la carta de si te lo han aceptado o rechazado. En caso de aceptado, la cuantía que te corresponde en tal caso, el periodo de tiempo que, en un principio, tendrá validez y el tipo de incapacidad que te han adjudicado. Para la concesión de discapacidad o minusvalía es más o menos lo mismo, pero por otro tribunal y ya depende de cada Comunidad Autónoma.

      Por si acaso, te paso unos links para que te informes mejor y si tienes alguna duda más, puedes contar conmigo en la medida que pueda resolverlas.

      http://www.cfnavarra.es/salud/anales/textos/vol22/n1/salud2a.html

      http://www.aa-indemnizaciones.com/i_transtorno_bipolar.php

      http://www.todoexpertos.com/categorias/humanidades/derecho/derecho-laboral/respuestas/me71s8k8iuu3s/pasos-a-dar-para-una-incapacidad-permanente

      http://www.forumclinic.org/trastorno_bipolar/reportajes/cuando-una-persona-con-trastorno-bipolar-no-puede-

      Ánimo y espero que todo te vaya bien y lo consigas!

      • Ana   •  

        Muchas gracias por la respuesta. Ha sido de gran ayuda pues ya tengo una idea para enfocar el tema y encauzar el asunto. Precisamente en breve tendré de nuevo la consulta con el psiquiatra y le comentaré el tema del informe.
        Se me olvidó comentar que sí, soy española, concretamente vivo entre Asturias y el País vasco. En Gijón tengo fijada la residencia pero en Bilbao estoy en casa de mi madre, y era allí donde tenía el trabajo.
        Déjame aclarte que lo del cambio de médico ya se me ocurrió pero vivo en una zona muy limitada y en el ambulatorio tan sólo hay 3 médicos incluyendo al que tengo asignado. Como los pacientes que tenía se le han ido en masa a los otros dos, éstos están ya desbordados y me tengo que conformar con este señor, al que calculo que estará rozando los cincuenta años. Y dado que mi enfermedad no me deja a veces actuar y empezar a aburrirme con los trámites burocráticos, prefiero seguir como estoy.
        Llevo catorce meses en paro, sin oportunidades a la vista de trabajo, ofertas, entrevistas ni tan siquiera cursos (los de la convocatoria del 2012 empiezan ahora) Visto el lado bueno, este descanso forzado me ha venido bien para estabilizarme pero insisto en que me aterra la idea de volver a trabajar, sobre todo porque sé que el cuerpo se va a negar a responder y la cabeza se va a poner de nuevo a mil por hora.
        Como tengo mi domicilio en Gijón, supongo que tendré que hacer los trámites en Asturias, aunque el psiquiatra lo sigo manteniendo aquí. Y yo pregunto ¿por qué no se dejan de marearnos la existencia y ponen una Sanidad ÚNICA para todo el territorio? Porque da igual que estemos en siglo XXI dominado por las tecnologías… Te empieza a caer la burocracia, y véte para aquí y vete para alla.
        En fin, de nuevo gracias por la ayuda.

  2. Delfialondra   •  

    He obtenido en las últimas semanas el certificado nacional de discapacidad ( Argentina) por transtorno afectivo bipolar. a pesar de que sé que esto es un logro y un avance en nuestros derechos y reconocimiento de nuestra enfermedad me siento profundamente deprimida y triste, Llegué a casa y lo guardé en un cajón. Es difícil de aceptar ésta enfermedad no importa cuantos años lleves padeciéndola. Que yo recuerde (incluso que mi madre recuerde) he tenido los síntomas desde antes de los siete años y he intentado varias veces terminar con mis sufrimientos. ¿Trabajar? Hace años que no puedo. Gracias al tratamiento estoy viva y criando a mis dos hijos. A pesar de todo, el dolor no pasa.

    • admin   •     Autor

      Hola,

      No te sientas frustrada por no poder trabajar. La sociedad te hará sentir mal por no poder “contribuir” eonómicamente en esta sociedad, pero si cada vez hay más estados que reconocen, como motivo de incapacidad, el trastorno bipolar, por algo será. Quien opta a ello pasa por uno baremos muy altos y no es sencillo que te la den, así por algo será.

      Respecto a como llevas la enfermedad, existe la resignación, porque mucho estamos como tú, luchando contra este via crucis que no nos deja contemplar lo maravillosa que es la vida, pese al sufrimiento que llevamos encima. Es muy difícil de explicar a otras personas y más difícil que te comprendan. Yo siempre tengo en mente que momentos mejores llegarán, es lo que me hace aferrarme con fuerza a esta puta vida.

      Solo nos queda eso, luchar e ir mejorando aspectos cotidianos del día a día, como evitar trabajos bajo mucha presión, momentos de mucho estrés, etc. Muchos ánimo y a sguir luchando por esa familia que has montado con tu esfuerzo. Esas cosas son las que te hacen apreciar lo bonita que es la vida.

      Mucho ánimo y como se dice aquí en España, al toro.