Ansiedad: síntoma, diagnóstico y tratamiento

Ansiedad: síntomas, diagnóstico y tratamiento en el trastorno bipolar

La ansiedad es una respuesta emocional a un estímulo. Todo el mundo la padece en mayor o menor grado, ya sea frente a una prueba o examen o bien al encontrarnos de noche andando por una calle oscura. Éste es un tipo de ansiedad totalmente normal e incluso útil, ya que nos hace estar alertas y ser más cautos.

En situaciones normales, esta ansiedad desaparece en el momento en que desaparece el estímulo que la ha provocado. Sin embargo, en algunas personas, el sentimiento no se desvanece e incluso se incrementa con el tiempo. Esta situación da lugar a problemas más graves que pueden desembocar en trastornos de ansiedad. Se estima que en la actualidad hay alrededor de un 20% de la población mundial que sufre algún tipo de dicho trastorno, en muchos casos sin ser consciente de ello.

Síntomas y características de la ansiedad

Los síntomas de la ansiedad son muy variados, e incluyen hiperactividad, taquicardia, sensación de ahogo, temblores, sensación de pérdida de control o incluso del conocimiento, transpiración exagerada, náuseas, rigidez o debilidad muscular, insomnio, pensamientos negativos y obsesivos, etc. En casos graves, la gente que la padece, puede llegar a tener miedo de salir de su casa. Estos trastornos graves incluyen el trastorno de pánico, el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de estrés postraumático, las fobias y el trastorno de ansiedad generalizada.

Se suele considerar que hay un trastorno si la ansiedad dura por lo menos seis meses. En ese caso hay que tratarlo, ya que puede empeorar si no se actúa. Los tratamientos suelen incluir tanto medicinas como terapia.

Diagnóstico de la ansiedad

A veces es difícil diagnosticar la ansiedad porque ocurre junto con otras enfermedades (como la depresión o el trastorno bipolar), u oculta bajo otros problemas como el abuso de drogas o alcohol. En estos casos, los síntomas de la ansiedad no son claros y siempre es necesario tratar primero estas otras enfermedades antes que el paciente pueda responder positivamente a un tratamiento.

Tipos de tratamientos y medicación para la ansiedad

En cualquier caso, si pensamos que podemos estar padeciendo cualquier tipo de trastorno de ansiedad, hay que buscar información y recurrir a un especialista para que nos haga un buen diagnóstico. En caso de estar padeciendo un trastorno, necesitaremos recurrir a un tratamiento con fármacos, que dependerá del tipo de trastorno que manifestemos.

La medicación no cura el trastorno de ansiedad, pero nos ayudará a mantenerlo bajo control. Los fármacos utilizados suelen incluir antidepresivos, ansiolíticos y bloqueadores beta (como el propranolol, utilizado para enfermedades cardíacas).

Relación entre el trastorno bipolar y la ansiedad

Algunas enfermedades físicas o mentales, como el trastorno bipolar o la depresión, favorecen la aparición de trastornos de ansiedad. La relación entre el trastorno bipolar y la ansiedad aún no está clara, pero algunas características del trastorno bipolar parecen potenciar la aparición de episodios de ansiedad. Por ejemplo, el abuso de alcohol y drogas es habitual en pacientes de trastorno bipolar, y eso favorece la aparición de trastornos de ansiedad. Por otro lado, los pensamientos recurrentes y la generación de imágenes muy vívidas pueden también potenciarla, ya que muchos pacientes bipolares tienden a visualizar futuras experiencias potencialmente negativas. La intensidad de estas visualizaciones refuerza la sensación de ansiedad, a menudo ante situaciones que aún no se han producido, y se mantiene tal estado incluso sin ningún motivo aparente para ello. Eso puede llevar a la aparición de trastornos más graves si no se actúa.

En cualquier caso, siempre es bueno consultar con un especialista si la sensación de ansiedad es prologada en el tiempo y no desaparece.

Fuentes: Instituto Nacional de la Salud Mental y Revista de Psiquiatría y Salud Mental.
Imagen: neosurrealismart.com

2 comentarios

  1. soybipolarymelabanco   •  

    Hola. Estoy con algo a lo que yo llamo “angustia”.
    Leyendo el post creo que puede ser ansiedad.
    La sensación es un dolor en el pecho, como una pelota que tengo en el corazón y que duele, mucho. Y el corazón late en una frecuencia extraña.
    Mi psiquiatra me dio quetiapina, pero no funciona. Le pedí rivotril, porque sé que me funciona, pero no quiere dármelo porque dice que va a ser difícil que lo deje.
    ¿A alguien le pasó algo parecido? ¿Qué opinan?

  2. Pingback: Bitacoras.com